7 pasos para preparar la piscina para el verano

preparar la piscina para el verano

 

Preparar las piscinas prefabricadas es el objetivo principal de muchas personas cuando llega la temporada calurosa, con el anhelo de dejarlas en excelentes condiciones de uso. Para disfrutar la temporada veraniega son básicos el mantenimiento y la limpieza del agua de la piscina.

Como preparar la piscina para el verano

Antes de que llegue la oportunidad de darte el primer baño, te enseñamos siete sencillos trucos para que prepares bien tu piscina de cara al verano.

1. Prepara la piscina antes de que llegue el calor

Un error muy común es ponerse a preparar la piscina de poliester a última hora, cuando ya las temperaturas no permiten trabajar cómodamente. Hacerlo con un poco de antelación evita estrés, consiguiendo además mejores resultados.

Un poco antes de que llegue el calor es recomendable ver si hay grietas o algún desperfecto que pueda producir filtraciones de agua.

2. No uses jabones para limpiar

A la hora de limpiar la piscina has de tener en cuenta que los jabones reaccionan con el cloro y la química puede afectar a la salud de los bañistas. Lo suyo es emplear cepillos y ácidos como sustitutos del jabón; además, es recomendable usar un antialgas para arrastrar los restos vegetales adheridos a las paredes. Y a la hora de utilizar ácidos toma las precauciones apropiadas para evitar accidentes innecesarios.

3. Verifica la parte depuradora

Las partes mecánicas de la piscina cumplen una función primordial; por eso, los filtros y bombas cuya función es limpiar el agua a diario deben ser revisados periódicamente.

Es esencial verificar la parte depuradora y retirar los restos de residuos alojados en sus compartimentos. Después de este proceso puedes dejar que filtre durante un día completo.

4. Evaporar el cloro es una buena opción

El cloro es un elemento químico que se evapora bastante rápido, pero puede suceder que los niveles de cloro sean muy elevados si se utilizó un tratamiento de mantenimiento para todo el invierno. En estos casos, recomendamos retirar los elementos de tratamiento tales como envases o pastillas y dejar el agua reposar unos días. Si el tipo de cloración es salina comprueba también los niveles de concentración por medio de un medidor electrónico.

5. Controla el problema de las algas

Si los niveles de pH y cloro son correctos no deben aparecer problemas de algas. Estos son organismos acuáticos microscópicos que dañan la pileta con el paso de los años adhiriéndose fuertemente entre los poros de la estructura.

Un truco para removerlos es usar floculantes que desprenden las algas de las paredes. Pero hay que utilizarlos prudentemente porque en exceso pueden acarrear problemas.

6. Revisa la célula cloradora

Los sistemas de cloración salina es importante ver si están cubiertos de cal y limpiarlos según las especificaciones del fabricante.

Es bueno observar si hay corrosión en las placas y fijar la atención en los bordes, que suelen ser más susceptibles al deterioro. Hay ocasiones en las que la configuración de la célula no permite acceder a las placas para su correcto mantenimiento.

7. Haz un lavado de arena a tu piscina de poliester

Para realizarlo tienes que desconectar la depuradora, situando la válvula de selección en la posición de lavado. Conecta la depuradora y observa mediante un visor transparente si el agua está turbia o no. Después de un tiempo prudencial, el agua se verá clara y limpia; para piscinas pequeñas, con cinco minutos es suficiente.

Te recomendamos pasar posteriormente a la posición de enjuague para que las partículas de suciedad que estén flotando vayan al desagüe.

Finalmente, te recordamos que una vez acabada la temporada de verano es conveniente proteger las piscinas prefabricadas. Los sistemas existentes, como las lonas, no suponen un gran gasto y evitan tener que limpiar frecuentemente el fondo y las paredes de la pileta.