A la hora de realizar la instalación de una piscina de poliéster es conveniente elegir la temporada de invierno. No solo tendrás tiempo para elegir con tiempo el sitio donde ubicarla sino que en el caso de que surgiera algún problema con la instalación, podrías solventarlo sin necesidad de pasar calor.

Las piscinas de poliéster adquieren una serie de ventajas frente a las construidas con otros materiales. En primer lugar son mucho más económicas que las que realizan de obra y además, las de poliéster en cuestión de dos o tres días la tendrás colocada y lista para utilizar. En invierno es la época ideal para su medición y análisis ya no solo por la temperatura sino porque la tierra está más húmeda y es más fácil maniobrar con ella.

¿Cuál es la mejor época para instalar las piscinas de poliéster?

Ventajas de realizar la instalación de la piscina de poliéster en invierno

— Estas piscinas tienen una limpieza y mantenimiento muy sencillo y rápido, siempre que lo hagas de forma correcta. Deberás controlar el PH y no emplear productos abrasivos. El poliéster no necesita un mantenimiento especial. Al instalarla en invierno tendrás tiempo suficiente para aprender los mejores métodos en el tratamiento del agua.

La posibilidad de desmontaje es viable, pudiendo trasladarla a una nueva ubicación. Este factor es realmente ventajoso porque en el caso de que la instales en un punto de tu jardín y prefieras modificarlo porque no te han gustado los resultados, hacerlo en invierno te hará ganar tiempo.

— Estas piscinas son estancas, evitando las fugas de agua. En algunas ocasiones, las piscinas de obra pueden tener escapes incómodos que deberías controlar, haciendo que el coste económico sea más alto. Con tu instalación en los meses de frío podrás controlar que esté perfectamente acoplada y no pierda agua por ningún lado.

— La demanda en verano aumenta haciendo que las empresas profesionales dispongan de menos tiempo para realizar el servicio. Al elegir el invierno, evitarás esperas y demoras.

— Al adelantarte a la época estival, te asegurarás de que la instalación está correctamente realizada. además podrás hacer el mantenimiento adecuado y adquirir los conocimientos necesarios para conocer perfectamente el uso de tu piscina cuando llegue el momento de usarla en verano.

— Una vez termines de instalar la piscina, deberás organizar el jardín. De esta forma, tendrás muchos meses por delante para cuidar la parcela donde se encuentren las plantas y flores, plantar césped y dejar, con tiempo de sobra, que las raíces agarren y crezcan.

— Tendrás tiempo suficiente para solucionar problemas que pudieran surgir en el proceso de instalación. En el caso de que aparecieran incidencias en el suelo, como por ejemplo que estuvieran demasiado duros, que puedan retrasar la instalación, posibles movimientos de tierra o simplemente que no estés totalmente satisfecho con la colocación, existirá un amplio margen para reconducir la instalación.

En conclusión, apostar por una piscina de poliéster te aportará un ahorro económico y rapidez en el proceso de instalación de tu piscina. Te durará muchos años pero no olvides recordar que siempre debes confiar el trabajo a empresas profesionales del sector para adquirir resultados óptimos y satisfactorios para ti.