Cómo cuidar tu piscina de poliéster cuando vas de vacaciones

mantenimiento-piscinas

La piscina es la atracción estrella del verano, en el anterior artículo os hablábamos de cómo preparar la piscina para el verano, ya que es una fiel aliada para combatir el sol y el calor sofocante de la época estival. Cada vez más personas apuestan por las piscinas de poliéster para disfrutar del verano sin salir del jardín, ya que se trata de una opción realmente económica y su instalación es mucho más rápida que las piscinas de fabricación tradicional. En cualquier caso, el mantenimiento óptimo de la piscina es una de las claves para sacarle el máximo rendimiento durante esta época del año. Por este motivo es importarte no descuidar nuestra piscina cuando nos vamos de vacaciones, especialmente si no queremos llevarnos una sorpresa desagradable cuando regresemos de nuestros días de descanso. Con esta pequeña guía práctica conocerás todas las acciones que tienes que realizar para conseguir un correcto mantenimiento de la piscina de poliéster antes de irte de vacaciones

Como mantener nuestra piscina en vacaciones

Realiza una cloración de choque.

El cloro es un elemento indispensable en el mantenimiento de las piscinas. Este producto químico elimina los microorganismos patógenos (bacterias, hongos, parásitos y virus), desinfectando el agua de la piscina. De esta forma, el cloro se convierte en nuestro mejor aliado para mantener la calidad del agua durante los días de vacaciones. La opción más recomendable en los cuidados de una piscina de poliéster es realizar una cloración de choque antes de disfrutar de nuestros días de descanso. Este tratamiento consiste en añadir una mayor cantidad de cloro del habitual en los skimmers, la boca de succión instalada en las paredes de la piscina. Esta cantidad dependerá siempre del tamaño de la piscina y de las propias recomendaciones del fabricante, aunque puedes añadir entre dos y cuatros veces más cloro del habitual.

 

Añade una dosis de algicida.

El agicida es, junto al cloro, una de las sustancias químicas imprescindibles para mantener el agua de la piscina limpia y, por tanto, uno de los grandes aliados de todas aquellas personas que quieren saber cómo mantener la piscina en vacaciones. Este producto concentrado es el encargado de eliminar las algas de la piscina y su aplicación es realmente sencilla, ya que sólo hay que vaciar el líquido por todo el agua de la piscina para que se mezcle bien. Añadir una dosis de algicida es una fantástica medida de prevención para mantener la calidad del agua durante los días fuera de casa.

 

Regula el pH de la piscina.

El pH es uno de los parámetros más importantes de una piscina, ya que mide la acidez del agua y de su valor dependerá la estabilidad y la actuación del resto de los productos químicos que usemos para un correcto mantenimiento. El pH debe estar siempre ajustado entre 7.2 y 7.6, que se considera una disolución neutra. Sin embargo, antes de irnos de vacaciones es recomendable regular el pH de la piscina a la baja, dejándolo como máximo a 7.0. Con este valor, el agua no se considera apta para el baño, por lo que la acidez reduce el riesgo de contaminación por bacterias patógenas. Cuando volvamos de vacaciones, simplemente hay que regular el pH a sus valores habituales para seguir dándose chapuzones durante el verano.

 

Cubre la piscina.

Una vez aplicados todos los productos químicos para un correcto mantenimiento de la piscina, el siguiente paso es montar una cubierta para protegerla de la contaminación externa durante nuestras vacaciones. Una de las principales ventajas de las cubiertas es que garantizan la máxima limpieza, ya que evitan que caigan al agua hojas, ramas, polvo o insectos en nuestra ausencia, los cuales generan suciedad y producen la aparición de algas. Todo ello se traduce en un menor mantenimiento en tu regreso, además de un mayor ahorro durante el resto del verano, ya que se reduce la utilización de productos químicos como el cloro y el algicida para el mantenimiento de la calidad del agua. Por este motivo, no te olvides de cerrar la cubierta de tu piscina de poliéster antes de irte de vacaciones si quieres cuidarla como se merece.

 

Presta atención a los pequeños detalles.

Cualquier detalle es importante para mantener perfectamente tu piscina durante las vacaciones. Presta atención a aspectos como el nivel del agua. Normalmente, el nivel de agua de nuestra piscina se sitúa en el medio de la boca del skimmer, ya que de esta forma el equipo de depuración no tendrá ningún problema. Sin embargo, cuando nos ausentemos una o dos semanas es recomendable situarlo por encima de lo habitual, debido a la constante pérdida de agua por evaporación que se produce durante los días de verano. Además, también se recomienda limpiar el skimmer exhaustivamente para posteriormente protegerlo con bolsas de malla con el objetivo de que el prefiltro del motor no se llene. Todos detalles son claves para conseguir el mejor mantenimiento posible de la piscina de poliéster cuando vas de vacaciones.